jueves, septiembre 20, 2012

La Federación Argentinas de Cámaras Agroaéreas marchó en defensa de la actividad.

Convocados por la Cámara de Aeroaplicadores de la Provincia de Santa Fé y encolumnados tras la bandera de la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas, los aeroaplicadores marcharon este miércoles 19 de septiembre de 2012 en Santa Fé en defensa de la actividad.



Se manifestaron frente a la legislatura santafesina pidiendo que se ponga freno a la creciente presión de grupos ecologistas que hacen lobby para lograr la prohibición de las fumigaciones aéreas, no solo en Santa Fé, si no en distintas partes del  país de modo creciente y constante. 


Participaron empresarios, pilotos y empleados del sector de distintas zonas agrícolas del país preocupados por el futuro de sus fuentes de trabajo, solicitando se informe a la población realmente sobre la seguridad de la utilización de los agroquímicos en manos profesionales y no se confunda más al público en base a aseveraciones carentes de rigor científico.   

                                      La convocatoria fue exitosa. Una postal inusual.

                                 
                                   Pidieron educar e informar, antes que prohibir.


Fotos: Ariel Burgués (Facebook)

lunes, septiembre 17, 2012

¿Prohibirán las fumigaciones aéreas en Santa Fé?



Hay preocupación en las empresas de aviación agrícola de la provincia de Santa Fé.

Asociaciones ambientalistas presionan en favor de prohibir las fumigaciones con agroquímicos y cambiar la matriz productiva de la provincia proponiendo la alternativa agroecológica, que según sus apreciaciones, aumentaría geométricamente la mano de obra rural,  posibilitaría la sana alimentación y protegería la salud pública.

Los productores saben que desde que la matriz agroproductiva evolucionó hacia el monocultivo, precisamente la soja, la utilización de agroquímicos es lo que posibilita la viabilidad de la empresa agropecuaria.

Sin agroquímicos, no hay producción de soja en los volúmenes de cosecha que hoy se conocen.

De hecho, la semilla sembrada en el país es transgénica, y ha sido genéticamente modificada para resistir la aplicación de agroquímicos herbicidas que controlan las malezas.

Ya existen en la provincia algunas resoluciones judiciales que impiden la fumigación, pero solo se aplica al caso concreto objeto del planteo judicial.

En realidad la presión de los ambientalistas y asambleas de vecinos autoconvocados se viene sintiendo en todo el país desde hace ya tiempo.

El municipio de Cañuelas (BS AS) prohibió ya las fumigaciones aéreas en todo su territorio y el sobrevuelo de aeronaves fumigadoras, además de  establecer limitaciones para las fumigaciones terrestres que deberán ahora guardar mayor distancia respecto al éjido urbano y establecimientos escolares rurales.

En Córdoba un productor y un piloto fumigador fueron condenados por la Cámara 1 del Crimen a 3 años de prisión condicional por "contaminación dolosa". El piloto fue inhabilitado por 10 años para trabajar con agroquímicos y deberá realizar "trabajos comunitarios" no remunerados.

En Entre Ríos, si bien se ha legislado bastante respecto al tema, crece la presión para una regulación mucho más restrictiva y se han presentado algunos proyectos en ese sentido.

Sin embargo el uso de agroquímicos herbicidas es común en las zonas urbanas de todo el país. Se aplican en canchas de fútbol, alcantarillas, banquinas y terrenos para control de malezas a veces sin una receta profesional y no siempre por personal debidamente capacitado.

En tanto que los tóxicos piretroides, como la cipermetrina, son parte de la fórmula de los insecticidas en aerosol que indiscriminadamente aplicamos en nuestros hogares o que utilizan las empresas urbanas de control de plagas en edificios y escuelas.

El estado argentino recauda unos 12.000 millones de dólares por año en concepto de retenciones a las exportaciones de soja, lo que representa casi el 10% de la recaudación total del actual modelo económico y debe ser considerado a la hora de tomar decisiones.

La empresa multinacional líder en el negocio de las semillas transgénicas y productos químicos, ha recibido en agosto de 2012  la autorización para comercializar en el país una nueva variedad de semilla de soja que requiere un consumo 35 % menor de agua y agroquímicos (Monsanto-Intacta RR2 PRO).

Es tentador para muchos apoyar medidas restrictivas e incluso prohibitivas respecto a las fumigaciones aéreas. El resultado es una rápida adhesión de la población a los proyectos presentados y siempre es una medida popular, bien recibida por la gente.

Sin embargo, por falta de información, la misma gente usa el mismo herbicida en sus patios y baldíos sin tomar casi ninguna precaución,  y pulveriza generosamente los ambientes de su vivienda o lugares de trabajo con insecticidas a base de organofosforados y piretroides para controlar mosquitos, moscas, arañas y cucarachas.

El debate será largo. Por ahora se leen comentarios en las redes sociales que denotan la preocupación de aeroaplicadores y productores.