sábado, abril 17, 2010

CENIZA VOLCÁNICA Y AVIONES.

La ceniza volcánica puede producir efectos catastróficos en las turbinas, fuselajes y cristales de los aviones.

                          Embraer 190 de Austral cubierto de ceniza volcánica.

Pueden , además obstruir el conducto del pitot provocando lecturas erróneas de velocidad.

Las partículas abrasivas que la componen al impactar a gran velocidad tiene capacidad para "esmerilar" las superficies, pudiendo desde opacar los cristales, despintar el fuselaje y hasta desgastar los álabes de la turbina haciendo que estos pierdan eficiencia para comprimir el aire en la primera etapa del compresor.

Además, desgastes irregulares llevan a un aumento de las vibraciones y la posibilidad cierta de la destrucción de la turbina.

    Fotos del motor de un Cessna Citation afectado por las cenizas del volcán Eyjafjallajokul, Isalandia.(2010)






El ingreso masivo de polvo en la turbina dificulta la combustión del fuel por falta de oxígeno.

El piloto probablemente notará un repentino incremento de RPM, pérdida de empuje progresiva, vibración e incremento de la temperatura de gases de salida.

Pero no solo su calificación de abrasivo hace peligrosas a las cenizas volcánicas, la elevada temperatura que alcanza la cámara de combustión de las turbinas funde las cenizas convirtiéndolas en vidrio volcánico que se adhiere a los componentes del motor (ver enlace con fotografías al final que prueban el daño que causan a los motores).
                            Pluma de ceniza generada por el volcán Puyehue.

De día, esto es evitable con solo poner rumbo opuesto a la nube que estaremos viendo. De noche es más difícil, pero es probable que en la boca de la turbina se formen haces una luz blanquecina debido al rozamiento de las partículas de ceniza a gran velocidad.

Si hay indicación de motores anormales,  parar los motores, invertir el rumbo, descender e intentar  una puesta en marcha en el aire a una altitud donde la concentración de ceniza sea menor y la disponibilidad de oxígeno mayor.

Antes de la ignición, hacer la puesta en marcha con un tiempo de motoring (cranck) para que gire y libere todo el combustible estancado sin arder y aire contaminado dentro de la turbina.

Imágen satelital de la nube de cenizas del volcán Chaitén.