martes, noviembre 24, 2009

HISTORIA AERONÁUTICA DE LA PAMPA.

Vasta y gloriosa es la historia aeronáutica de La Pampa.

Debemos remontarnos a los tiempos previos a su constitución como provincia de la República Argentina, más precisamente cuando era “territorio nacional”, despoblado e inhóspito.

Fue casi con seguridad surcado su cielo por el “filósofo aviador” Antoine de Saint-Exúpery cuando unía Buenos Aires con Mendoza cruzando “la nada” con los aviones de la Compañía Aeroposta, allá por 1929.

Aún no había escrito “El Principito” ni “Piloto de Guerra” cuando el estado argentino, conciente de la vastedad del territorio nacional, creó la línea Aeroposta para transportar pasajeros y correo, uniendo BS. AS. con Mendoza y Posadas, contratando sus servicios como piloto experimentado y compartiendo cartel con otro grande,  Jean Mermoz.

Ya en 1939, cuando Saint Exúpery se encontraba en Francia enlistado como piloto del grupo de observación aérea 2/33 de Gran Reconocimiento combatiendo contra la Alemania Nazi, el Comando de Aviación de Ejército adquiere cinco trimotores Junkers JU-52 para operar en el sur del país una línea aérea de fomento denominada LASO (Líneas Aéreas del Sud Oeste).

En realidad se compraron a Alemania los cinco aviones y sus hélices desprovistos de motores, ya que por la demanda que la fábrica Bayerische Motores Werke (BMW) sufría debido a la II Guerra Mundial,  no tenía disponibilidad para la entrega.

En la Fábrica Militar de Aviones (FMA) de Córdoba se los dotó de motores Wright Cyclone R-1820 de 629 hp  fabricados bajo licencia de EEUU y se los trasladó a El Palomar, con matrículas Nº 164 al Nº 168.

Fue en un vuelo de avanzada, conduciendo la misión que debía organizar la primera línea aérea del estado (LASO), que se obtuvo esta fotografía del Junkers Ju-52 Nº 167, en diciembre de 1939 en Santa Rosa,  La Pampa.




La base de operaciones de LASO estaba en El Palomar y operó entre 1940 y 1944.

En 1943 se crea LANE (Líneas Aéreas del Nord Este).

Ya desafectados de los vuelos de LASO y LANE, los Junkers trimotores fueron vistos nuevamente a partir de 1947, cuando le fue encomendada la misión a la Secretaría de Aeronáutica de combatir la plaga de langostas que devastaba los campos argentinos.

Se retiraron los asientos y se instaló una tolva para cargar Gamexane que era espolvoreado, aislando a la tripulación con una mampara, aunque pronto se descubrió que el Gamexane se filtraba a la cabina a través de la ranura de los pedales.

El Junkers Nº 167, de la fotografía, participó también de la campaña contra la langosta organizada por la Dirección de Acridología del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación.

lunes, noviembre 23, 2009

El día que "el Aerolíneas" se cayó en Santa Rosa. SAZR


Los aeropuertos diseñan planes de emergencia para enfrentar la contingencia probable de una catástrofe aérea. Luego estos planes son probados mediante la realización de simulacros de accidente que son minuciosamente analizados para detectar debilidades y gestionar su adecuación.

Sin embargo, hubo un tiempo, en que la seguridad operacional de la aviación estaba muy lejos de los actuales índices. La infraestructura aeroportuaria, las radioayudas para la aeronavegación y el instrumental de abordo también.

Ya casi nadie recuerda (muchos ni lo saben) lo sucedido aquella noche del 27 de Noviembre de 1969 cuando las nubes bajas, la llovizna y la escasa visibilidad pusieron a prueba a la tripulación del AVRO 748 de Aerolíneas Argentinas.

El actual aeropuerto era una moderna, para entonces, obra en construcción en generoso estado de avance, pero las operaciones eran dirigidas desde la vieja oficina de Control de Vuelos ubicada frente al chalet de madera que hacia de aerostación.


      El actual aeropuerto, aún en construcción, allá por noviembre de 1970.


El paisaje era desolador. Carente de forestación, ubicado en una zona árida de escasa pastura, el viejo aeropuerto parecía corresponder con creces al dicho “La Pampa es pa’machos... no pa´muchos” y a una más antigua predilección que por ella profesaban los “fuera de la ley”,  ávidos de perderse en su inmensidad.

Sin embargo, un grupo de hombres hacían lo imposible para asegurar un “progreso” que ya no venía en tren y prometía llegar por avión.

Es así que se esforzaban por hacer visible la pista recorriéndola en toda sus extensión con un carro FAMA cargado con balizas a kerosén llamados “bochones” que iban repartiendo y encendiendo sus mechas.

Un “truco” con cartas sobadas ayudaba a esperar el arribo del avión y servía de “briefing” para coordinar el trabajo que requería la atención de la escala.


      La vieja "Torre de Control de Santa Rosa". En la foto, Segurado, Minuet y Albertengo, junto a otros empleados del aeropuerto.



Esa noche, el AVRO hizo oír sus motores sin dejarse ver, oculto por las nubes, e inicio un rudimentario procedimiento de descenso por instrumentos sin ver el terreno, calculando su posición en base a las señales de un viejo radiofaro no direccional y nada más.

Muy lejos de la actual seguridad que brinda el ILS (Sistema de Aterrizaje por Instrumentos), o los actuales equipos RNAV GNSS (Navegación de área satelital), el viejo radiofaro necesitaba una cuota de suerte para ser efectivo en una oscura noche con nubes bajas y visibilidad reducida por llovizna.

Es así que buscando el suelo fueron descendiendo lentamente, con el tren de aterrizaje desplegado y los flaps extendidos para disminuir la velocidad de aproximación, atentos a ver cualquier referencia, cualquier fila de luces que pudieran ser los bordes de pista iluminados por los bochones.

Pero el suelo los encontró antes y el primer contacto con el terreno lo hicieron en un campo ubicado al norte del aeropuerto, mas precisamente sobre un alambrado de 7 hilos. Y luego siguió un infierno de chirridos, ruidos de fractura de piezas metálicas y hélices cuatripalas que se torcían hacia atrás antes de detener los motores.

En la oficinita de Control de Vuelos todo era silencio. La radio que había recibido la comunicación de la tripulación del AVRO informando estar alineado en final de pista denotaba una preocupante mudez.


Fue así que Juancito Weiss puso en marcha el viejo Studebaker doble tracción del aeropuerto y enfiló hacia el norte con un horrible presentimiento.


Lo que vio fue una pequeña luz oscilante que resultó ser una linterna esgrimida por el copiloto, que encabezaba la procesión, apoyándose en el hombro del comandante para “alivianar” su pierna quebrada y los pasajeros, milagrosamente ilesos, los seguían de atrás.


El AVRO con el nombre de la compañia Aerolíneas Argentinas y la matrícula "tachadas con pintura negra."



Esa noche se vio lo real que es ese viejo dicho “Dios es aeronáutico”

No tuvo la misma suerte el AVRO 748 matrícula LV-HGW que se accidentó en la provincia de Corrientes, apenas dos meses y medio más tarde, el 04 de febrero de 1970, con un saldo de 37 víctimas fatales.



Rubén Minuet (mirando la cámara) y amigos muestra el motor y la hélice cuatripala con la característica deformación hacia atrás que permite asegurar que el motor estaba con potencia al chocar contra el terreno.
 
 
 
 
 
 

 
 
Caminando sobre el fuselaje del AVRO 748 de Aerolíneas Argentinas.
 
El avión permaneció abandonado en el campo, al norte del aeropuerto, durante varios meses, tal como lo prueban estas fotografías aportadas por Rubén Minuet que datan del 19 de noviembre de 1970.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

De izquierda a derecha, Rubén Minuet, Segurado y Vicente.

Hacía escaso tiempo que habían egresado del Centro de Instrucción Profesional Aeronáutico de Ezeiza y estaban pasando unos días en Santa Rosa.



 

Minuet fue controlador en la Torre de control del Aeroparque Jorge Newbery, del Centro de Control de área Ezeiza y posteriormente se radicó en  Santa Rosa, donde trabajó en la torre de control y se retiró como Jefe de Operaciones.
 
 
 
 
 
 
 
 


  AVRO 748 Serie I con los colores de Aerolíneas Argentinas. La compañia tenía 12 de estas aeronaves, cuatro fueron dadas de baja por accidente.


Aerolíneas Argentinas fue la primera línea comercial de sudámerica y la segunda en el mundo en volar el AVRO 748 serie I. Una publicidad del año1961 decía “Aerolíneas Argentinas abre una nueva etapa en los vuelos nacionales… el AVRO 748, a turbohélice, primeros con radar en las rutas del país.”

De los doce AVRO originales comprados por Aerolíneas, cuatro sufrieron la baja por accidente.

 En 1973 seis se transfirieron a YPF,  y en 1976 el lote de 8 aviones fue vendido a la empresa británica DAN-AIR,  saldando así la deuda que la compañía Aerolíneas Argentinas mantenía con la petrolera por combustible.

En la construcción de este robusto avión, no se utilizaron aleaciones de  magnesio o de aluminio con cinc propensas a la corrosión y propagación de rajaduras. Las ventanillas eren dobles,  y si un vidrio se rompía, el otro soportaba la presurización de la cabina.

 
 
 
 
 
Fotos: Rubén Oscar Minuet, a quién estoy profundamente agradecido por su aporte.
Ver:  http://aviation-safety.net/database/record.php?id=19691127-1
         http://www.laarena.com.ar/suple-dyn.php?idsup=1

jueves, noviembre 19, 2009

Simulacro de accidente aéreo Santa Rosa 2009










SIMULACRO DE ACCIDENTE DE AVIACIÓN EN EL AEROPUERTO SANTA ROSA.
A las 13:00 hora oficial argentina (16:00 UTC) del 18 de noviembre de 2009 se dio inicio con el toque de alarma de accidente aéreo a la práctica general del Plan de Emergencia del aeropuerto Santa Rosa.




En esta oportunidad, la hipótesis, fue el accidente dentro de los límites del aeropuerto de una aeronave biturbohélice de 19 plazas que se estrella en cabecera de pista 19 incendiándose con 9 personas a bordo.



                                Personal y móviles SEI del Aeropuerto Santa Rosa
El plan de emergencias del aeropuerto comprende las medidas coordinadas que deben tomarse durante una emergencia que pueda ocurrir en el aeródromo Santa Rosa o en sus proximidades y tiene por objetivo responder en forma rápida y eficiente, permitiendo que las víctimas resultantes de la emergencia sean inmediatamente rescatadas del área del siniestro y reciban asistencia médica por parte de personal calificado, siguiendo normas y métodos recomendados por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) en su Manual de Servicios de Aeropuertos-Parte 7 Planificación de emergencias en los aeropuertos DOCUMENTO 9137/AN 898 -OACI y otras publicaciones afines.



                                              Foto Diario La Arena
Este tipo de simulacros se realiza cada 2 años de acuerdo a especificaciones de la OACI, con la intervención del Servicio de Extinción de Incendios del aeropuerto (SEI), Bomberos de la Policía de la Provincia de La Pampa, Defensa Civil, Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), Aeropuertos Argentina 2000, EMEPA, personal médico y móviles de Salud Pública, policías, agentes de tránsito y demás servicios de Tránsito Aéreo y personal aeroportuario, todo bajo la coordinación del COE (Centro de Operaciones de Emergencia) presidido por el Jefe de Aeropuerto.



                                Móviles del SEI  durante el ejercicio.
Participaron del mismo actores del grupo teatral "La Escalera" perteneciente a la Universidad Nacional de La Pampa que desempeñaron con asombroso realismo el papel de víctimas del accidente, público y familiares en estado de shock.


Finalmente, en posteriores reuniones, se analizará con espíritu crítico el desempeño de los diferentes servicios y así poder mejorar su eficiencia.



                                Plataforma del Aeropuerto Santa Rosa

miércoles, noviembre 04, 2009

SIMULACRO DE ACCIDENTE AÉREO PARANÁ 2009



En la mañana del día 03 de noviembre de 2009 se realizó el simulacro de accidente aéreo organizado por el Aeropuerto Paraná.

Esta vez, la hipótesis, consistió en un accidente aéreo fuera del perímetro del aeropuerto Paraná,  de una aeronave tipo F-27, en una isla ubicada en medio del río homónimo en la prolongación de pista.

El domingo 02 de noviembre en horas de la noche, los organizadores fueron anoticiados de una inundación que obligaba a cambiar el escenario del simulacro a la playa ubicada en la margen del río.



Sorteado este inconveniente, el ejercicio se desarrollo de acuerdo a lo previsto, disparándose la alarma de accidente aéreo y poniéndose en marcha el operativo.

Una vez constituídos en el lugar los bomberos procedieron a sofocar el incendio y asegurar la zona, en tanto que los rescatistas ponían a salvo a las víctimas del accidente (representadas por 37 actores) y los médicos y paramédicos realizaban el primer triage, clasificando los heridos conforme a la prioridad de evacuación que requerían sus lesiones.

Toda la acción era dirigida por el C.O.E.,que una vez constituído,  coordinaba toda la operación y la logística requerida,  destacando un puesto móvil en el lugar del siniestro.

Los heridos de máxima prioridad de evacuación (rojo) eran transladados mediante helicópteros Bell 427 pertenecientes a la policía provincial y helicópteros UH1H del Ejército Argentino, hacia el helipuerto del ejército, recibiendo algunos tratamiento médico en el hospital militar y siendo derivados otros por vía terrestre al Hospital San Martín.

Es de destacar, que este simulacro fue declarado de interés municipal por el ejecutivo paranaense y contó con la adhesión de la gobernación provincial, siendo auditado además por autoridades y asesores de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) que se hicieron presentes en el lugar.


Fuente: www.eloncedigital.com.ar
             www.aeropuertoparana.blogspot.com
Fotos: Daniel Buiatti/otros.